By Sensei Guy Hagen, March 12, 2018

¿Que crea un increíble maestro de Aikido?

Recientemente, me propuse revisar algunos videos de lo que las personas parecen considerar como demostraciones “increíbles” de maestros de Aikido. Mi objetivo simplemente era observar que atributos tenían en común, que características inspiran a personas para consideran estos ejemplos de Aikido que sean considerados mejor que otros. Miré los videos, sin importar el estilo o afiliación, poniendo atención especial a los videos y maestros los cuales han recibido reconocimiento más popular por su habilidad para interpretar y demostrar; estos incluyen personas como O Sensei, senseis Christen Tissier y sus estudiantes, Shirakawa Ryuji, Moriteru Doshu y Waka Sensei, maestros de mi organización, y muchos otros.

He encontrado que ellos tienen muchas cosas en común. Grandiosa postura, una presencia   energética y poderosa (sin movimientos encorvados o cansados), un enfoque claro y respeto para los ukes; sin actitudes desdeñosas o arrogancia percibida; ejecutando técnicas poderosas que resultan en tiros grandes, movimiento mínimo y definitivo con un gran impacto; sin torpeza ni tropiezo. Ciertamente, cualquier estudiante de Aikido sabe que las técnicas grandes apenas son el objetivo de nuestra arte, y un movimiento “Yang” agresivo es solo un aspecto de nuestro estudio; sin embargo, en demostraciones de habilidad nos sentimos atraídos, y damos nuestro respeto a los maestros que pueden demostrar estos atributos externos en contraposición a resultados más tranquilos y pasivos.

Sin embargo, mientras miraba más y más videos, le puse más atención a los ukes; como ellos atacan y responden, sus espontaneidades, sus energías, sus habilidades para recibir técnicas de nivel Shihan y hacerlos ver como fácil. Después de ver sobre 20 videos y varias docenas de videos, he encontrado una realización importante: el activo más importante de un gran maestro de Aikido no es el maestro.

Pregunta: ¿Que crea un increíble maestro de Aikido?

Respuesta: un uke increíble.

Mi conclusión es que cada uno de estos individuos, los cuales la comunidad de Aikido considera como grandes maestros, tenían ukes fantásticos que podían sostener técnicas con gran poder y velocidad en cualquier dirección. Ellos tenían respuestas espontáneas y sin esfuerzo que permitían a los maestros demostrar completamente sus técnicas sin ralentizar ni detener. Un maestro simplemente no puede demostrar bien con uke cuyas respuestas sean limitadas, o son técnicas de tensión / resistencia; el maestro tiene que proteger a sus ukes moviéndose dentro de sus limitaciones, aun perjudicando sus propias acciones y habilidades. Las habilidades de los alumnos de un maestro definen los límites del maestro. La próxima vez que vea un video de demostración de Aikido en su YouTube, Facebook u otro medio de comunicación social, empiece a prestar más atención al uke, y lo que dicen sus habilidades sobre su maestro, en lugar de solo centrarse en su rendimiento. Entonces, después de llegar a esta conclusión, pensé para mí mismo: “¿cuál es el primer paso que debo tomar para convertirme en un gran maestro?” Y, por supuesto, la respuesta fue “aprender a cultivar sorprendentes uke en mi dojo, aprender cómo fomentar el desarrollo de ukemi” de nivel shihan “entre todos nuestros estudiantes. Esto, por supuesto, presenta otro dilema; ¿cómo se crean increíbles ukes? En los Estados Unidos, no existe un conocimiento común de caídas como podría esperarse de los estudiantes en Japón, muchos de los cuales estuvieron expuestos durante décadas al Judo como parte del sistema de educación pública. Con certeza, uno no va a llegar muy lejos simplemente ordenando a los estudiantes que mejoren, o simplemente al compartir videos instructivos; incluso enseñar clases de ukemi enfocadas solo no va tan lejos, en mi experiencia. Al final, creo que la respuesta a esta pregunta es simple, pero no es fácil: el cambio real y la inspiración requieren liderazgo al establecer el ejemplo de uno mismo.

Pregunta: ¿que crea ukes increíbles?

Respuesta: Instructores que son dos veces el uke que quieren que sus estudiantes sean.

Como he escrito en otra parte, descubrí que cuando estoy practicando ukemi antes y después de la clase, también lo hacen nuestros estudiantes (ato geiko). Cuando estoy explorando ukemi difíciles o avanzados, o tratando de innovar nuevos movimientos, nuestros estudiantes se vuelven curiosos y comienzan a hacer lo mismo. Creo que a través del mundo de Aikido (y todas las artes marciales), nosotros como maestros estamos predispuestos a “descansar en nuestros laureles;” una vez que sentimos que nos hemos ganado nuestras posiciones, no necesitamos mantener nuestros niveles de esfuerzo, energía, producción, y aprender que hemos generado para llegar allí (diablos, eso también es cierto para nuestros matrimonios y carreras). En muchas artes de samurai koryu tradicionales, los instructores tomaron todos los ukemi; a pesar de este hecho, en el Aikido moderno la mayoría de los maestros nunca se caen, incluso cuando supuestamente están entrenando. Ciertamente tenemos que modificar nuestro entrenamiento debido a la edad y la enfermedad, pero creo que el 90% del tiempo en que ukemi se detiene es porque ukemi consume una cantidad inmensa de energía, no porque el instructor sea demasiado viejo o esté herido. Prefiero creer que los egos de los maestros no les permiten tomar el rol de “receptor de la técnica” (tradicionalmente el rol más secundario, el receptor de la instrucción). Ukemi, como la técnica, debe cambiar toda la vida, pero cuando “dejas de usarla, la pierdes”. Sospecho que esto no solo se debe a la capacidad de recibir una técnica, sino a la sensibilidad que la acompaña. Durante mi carrera marcial, siempre me impresionaron más los maestros que no me dijeron qué hacer, pero lo hicieron ellos mismos. Siempre me sentí más inspirado por aquellos que demostraron y practicaron habilidades que yo no tenía, y que fueron lo suficientemente generosos como para ayudarme a obtener esas habilidades si lo intentaba lo suficiente. Y tuve el mayor respeto por los maestros que establecieron una barra profesional de compromiso y dedicación, constantemente derramando su esfuerzo, pasión, exploración e impulso en su arte a un nivel superior al de cualquiera de sus alumnos.

Estoy constantemente sorprendido por lo que aún puedo aprender sobre mi capacidad para moverme y recibir técnicas, y cómo mi compromiso con la exploración ayuda a transformar nuestro Dojo, así como mi capacidad como maestro.

Pregunta: ¿Qué hay de las personas que dicen que ukemi solo es entrenar para perder?

Respuesta: Ukemi no se trata de darse por vencido, es el arte de eliminar las limitaciones de movimiento.

He escuchado muchas veces (a menudo de artistas marciales más enfocados en aplicaciones de “combate” o competencia) que la búsqueda de ukemi es profundamente defectuosa, que entrenar para romper caida es solo “entrenar para perder” mentalmente. Estoy de acuerdo en que uno tiene que trabajar durante los períodos de aprendizaje de ukemi cuando uno tiene que ser proactivo y estar predispuesto a la caída en lugar de luchar contra, detener, revertir la técnica; esto es necesario para eliminar espacios entre el movimiento y la respuesta. Pero estos pueden ser temporales, y los ukes pueden volver a concentrarse en mantener una mentalidad más marcial una vez que hayan integrado nuevas habilidades de ukemi. Para contrarrestar, me gustaría observar que he visitado varios dojos que entrenan con la mentalidad de “nunca rendirse” (por ejemplo, nunca ukemi) en varios grados, y sin excepción ninguno de esos dojos que visité tenían impresionantes nages. Imagino que sería como una vida de entrenamiento con pesas, pero sin poder quitar los pesos. Cuando cada técnica que se realiza se encuentra con una montaña de resistencia obstinada adaptada a la técnica que se realiza, los nages (y, finalmente, los profesores) solo experimentan una escasa expresión de sus técnicas, o destruyen a todos sus compañeros.

No podemos crear dojos donde solo los instructores practiquen técnicas efectivas y “ganen”, puede haber una impresión no examinada de que estos Aikidoka reconocidos como maestros asombrosos nunca tomaron ukemi pero siempre fueron potencias de la técnica, siempre dando, nunca recibiendo. Por el contrario, estoy dispuesto a apostar que todas estas personas se tomaron su tiempo para obtener buenos “en el lado receptor” en algún momento de su desarrollo.

Si ukemi es “el arte de eliminar las limitaciones del movimiento”, el hecho de que los profesores den ejemplo de la exploración del ukemi es la práctica de “eliminar las limitaciones del dojo”. 

Enseña primero haciendo, dirigiendo siendo el ejemplo, crea cambios haciendo cambios en ti mismo. Como dijo O Sensei – “el Arte de la Paz comienza contigo”. 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *